COVID – 19

INFECCIÓN POR CORONAVIRUS SARS -COV- 2

Los coronavirus (CoV) constituyen un amplio grupo de virus pertenecientes a la familia Coronaviridae (order Nidovirales). Se trata de virus cuyo genoma está formado por una única cadena de ARN con polaridad positiva (+ssRNA, del inglés single-stranded positive-sense RNA) y de aproximadamente 30.000 pares de bases, que presentan una capucha metilada en el extremo 5′ y una cola poliadenilada (poli-A) en el extremo 3′, dándole un gran parecido al ARN mensajero del hospedador . Los coronavirus son virus zoonóticos, esto es, pueden transmitirse entre animales y humanos. Se ha descrito que muchos coronavirus pueden usar a los mamíferos como reservorios u hospedadores intermediarios, destacando entre ellos los murciélagos, en los que se facilita la recombinación y los eventos mutagénicos conducentes a una mayor diversidad genética de los virus. De forma general, una vez que los coronavirus han infectado a humanos, se acepta que la infección puede transmitirse de persona a persona, normalmente tras el contacto cercano con una persona infectada. Según análisis genéticos, el nuevo coronavirus identificado a finales del año pasado pertenece al género de los betacoronavirus y guarda un estrecho parentesco –también estructural– con el SARS-CoV. Fue provisionalmente denominado 2019-nCoV, pero ha sido bautizado posteriormente por la OMS como SARS-CoV-2. El brote surgió en la ciudad china de Wuhan, una metrópoli de 11 millones de habitantes en la provincia de Hubei, donde las autoridades locales inicialmente refirieron un origen desconocido del brote, pero que posteriormente se relacionó con un gran mercado de animales y marisco de esa ciudad. Aunque los datos filogenéticos conocidos indican que podría tratarse del murciélago, no se conoce por completo la fuente de la infección ni cómo se produjo su “salto” a humanos. se cree que el SARS-CoV-2 se transmite principalmente por el contacto directo con las secreciones respiratorias de un animal o persona infectada, en especial a través de gotículas respiratorias de menos de 5 micras emitidas con la tos o los estornudos, o por con las mucosas de otra persona infectada (nariz, boca u ojos) (1).

Según datos preliminares, el período de incubación más frecuente se ha estimado entre 4 y 7 días, con un promedio de 5 días, habiéndose producido un 95% de los casos a los 12,5 días desde la exposición. Sin embargo, en base al conocimiento de otros betacoronavirus, con los datos de los casos detectados en Europa en este brote se considera que podría ser desde los 1-2 y hasta 14 días; puntualmente se han hallado casos de hasta 27 días de incubación. del SARS, se ha descrito que el nuevo virus causante de COVID-19 sí se puede contagiar durante el periodo de incubación en que el portador aún no presenta síntomas, lo que dificulta su vigilancia epidemiológica. los datos epidemiológicos apuntan a que un alto porcentaje de pacientes infectados son hombres y mujeres de más de 45 años. Cabe destacar que la mayor proporción de muertes se ha relacionado con personas de edad avanzada (>60 años) o con otras enfermedades previas (por ejemplo, tumores abdominales, insuficiencia hepática crónica, miocarditis o disfunción renal, etc.). (1)


TRANSMISIÓN

La gotita es el principal modo de transmisión al hablar, gritar, cantar, toser, estornudar. En menor medida el contacto es posible .

Transmisión a partir de procedimientos generadores de aerosoles, como muestreo de torunda nasofaríngea, intubación, ventilación invasiva y no invasiva, nebulizadores, cánula nasal de oxígeno de alto flujo, broncoscopia Tasas de transmisión más altas por contacto cercano y dentro de los hogares, pero en la mayoría de los casos se desconoce la exposición responsable de la transmisión ( Science 10.1126 / science.abb3221 (2020) ).

La transmisión máxima ocurre 5-8 horas antes del inicio de los síntomas ( He et al, Nature en línea, 15 de abril de 2020)

Mediana de la duración de la posividad de RT-PCR: 17 días (rango 12-21 días) ( Int J Infect Dis en línea, 17 de mayo de 2020 ). Las personas asintomáticas y mínimamente sintomáticas también eliminan el virus .

PREVENCIÓN

Las medidas de protección mas eficaces son ( 3):

-Distanciamiento social: 1m algo protector, al menos 6 pies / 1,8 metros preferiblemente.

-Uso de protección respiratoria: respiradores N95, mascaras quirúrgicas. Protege evitando la propagación de gotas nasales / respiratorias.

-Protección ocular en entornos comunitarios y de atención médica.

-Lavado frecuente de manos. (desinfectante a base de alcohol y / o agua y jabón).

– Desinfección de superficies comunes.

– Equipo de protección personal (EPP) cuando atiende a un paciente con COVID-19 Pacientes que no se someten a procedimientos de generación de aerosol : se prefiere respirador N95, máscara quirúrgica aceptable; careta, bata, guantes Paciente sometido a hisopo nasofaríngeo, procedimientos de generación de aerosol: respirador N95 o PAPR, careta, bata, guantes.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

El 25-50% de los casos pueden ser asintomáticos o mínimamente sintomáticos ( 2 ).

El pródromo es de una semana a 10 días. La presentación inicial de COVID-19 en general es poco específica y puede incluir fiebre, malestar general, odinofagia, cefalea, anosmia y mialgias. No hay un solo síntoma presente en la mayoría de los casos. La fiebre es el síntoma más común, pero está presente en menos de la mitad de los casos al momento de buscar ayuda médica. También se han notificado síntomas gastrointestinales, incluyendo diarrea. En los casos más severos, la infección puede causar bronquitis o neumonía (bien sea neumonía viral directa o favorecer una neumonía bacteriana secundaria), síndrome respiratorio agudo severo, fallo o insuficiencia renal e incluso la muerte. puede progresar a dificultad para respirar en cualquier momento, a menudo en la segunda semana. Promedio de 8 días para el desarrollo de disnea y promedio de 9 días para la aparición de neumonía / neumonitis. Los signos vitales mas frecuentemente hallados en el triage son: temperatura> 38ºC (30.7%), O sat <90% (20.4%), frecuencia cardíaca> 100 latidos / min (43.1%) .

Se estima que aproximadamente 5-15% de los pacientes hospitalizados con COVID-19 desarrollarán enfermedad crítica. Las características de la enfermedad crítica asociada con COVID-19 incluyen hipoxemia, falla respiratoria, síndrome de dificultad respiratoria aguda , choque (tanto distributivo y en algunos casos cardiogénico) y síndrome de falla multiorgánica. La manifestación severa más común de COVID-19 en la UCI es el síndrome de dificultad respiratoria aguda o SDRA . Existen reportes variados de miocarditis viral tardía que se asocia con shock cardiogénico.

El tiempo promedio del inicio de síntomas al traslado a la UCI es de aproximadamente 7-10 días. La mortalidad es alta, con estimados entre 20-60% de los pacientes en la UCI. Las razones más comunes para el traslado a la UCI son la hipoxemia y la falla respiratoria. Las características de los pacientes que se asocian con la necesidad de recibir cuidados críticos incluyen edad avanzada (>60 años), sexo masculino, comorbilidades incluyendo enfermedad cardiovascular, diabetes, y enfermedad pulmonar crónica. Los valores de laboratorio que se asocian significativamente con la necesidad de ventilación mecánica incluyen linfopenia, troponina elevada, creatinina elevada, LDH elevada, y aumento del dímero-D. La procalcitonina usualmente es normal y la cuenta de células blancas puede ser normal. La mayoría, pero no todos los pacientes, presentan anormalidades en la placa de tórax. Estas incluyen las opacidades en parches bilaterales, opacidades en vidrio esmerilado, y consolidaciones (2).

DIAGNÓSTICO

En términos generales, son 3 las técnicas principales que se han venido usando para el diagnóstico de la infección por SARS-CoV-2 (4):


PCR (Reacción en cadena de la polimerasa): es la técnica de referencia. Es una técnica de biología molecular que detecta el ARN viral desde antes (3-4 días) de que aparezcan los síntomas, alcanzando un pico entre el 5º y el 7º día tras el inicio de los síntomas y negativizándose habitualmente entre los 15-30 días, dependiendo de la carga viral y la gravedad de los pacientes. La positividad de la PCR informa de una infección actual. Se consideran
muestras biológicas adecuadas para el diagnóstico aquellas procedentes del
tracto respiratorio superior (exudado nasofaríngeo u orofaríngeo) o del tracto respiratorio inferior (esputo o aspirado endotraqueal, especialmente en pacientes con enfermedad respiratoria grave).


Test de detección de antígenos: son pruebas basadas en métodos de inmunocromatografía que permiten detectar la presencia de proteínas virales, principalmente la proteína S.


Test de detección de anticuerpos (Ig A, IgM e IgG): la IgA es el primer anticuerpo en aparecer, a los 4-5 días del inicio de la infección; la IgM aparece a los 6-7 días del inicio de la misma y se detecta con mayor positividad a los 15 días, negativizándose alrededor del día 20 desde el inicio de los síntomas; y la IgG es el último tipo de anticuerpo en aparecer, aproximadamente a los 11-15 días del inicio de la infección, y confiere probable inmunidad de una duración aún no completamente definida. La
detección de anticuerpos en muestras serológicas puede realizarse a través de técnicas de inmunocromatografía (test rápidos), ELISA o CLIA (quimioluminiscencia).


En un bajo porcentaje de casos se observa el fenómeno de la positividad de la prueba de PCR tras la negativización, tanto en personas dadas de alta clínica como hospitalizadas, lo que no se ha relacionado con un empeoramiento clínico ni con el contagio de otras personas en contacto. La interpretación de este fenómeno puede ser la propia sensibilidad de
la prueba PCR, especialmente cuando la carga viral es baja y cuando la eliminación de ARN viral se encuentra en el umbral de detección de
la prueba.

Fundamento y características de los test diagnósticos usados frente al SARS-CoV-2.» tomado de https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/Asesoramiento-salud-publica/infeccion-coronavirus-2019-nCoV/Documents/Informe-tecnico-Coronavirus.pdf

Recomendaciones para las pruebas (5,6): Personas con síntomas consistentes con COVID-19, Individuos asintomáticos con exposición conocida o sospechada al SARS CoV-2, para controlar la transmisión Individuos asintomáticos sin exposición conocida o sospechada al SARS CoV-2 en entornos que pueden conducir a una propagación rápida.

TRATAMIENTO

Desde el inicio de la pandemia se han venido estudiando diferentes opciones terapéuticas para el manejo de pacientes con COVID – 19 , sin embargo aun no se ha establecido un tratamiento específico. Cabe destacar que los pacientes siempre deben manejarse de manera individual de acuerdo a sus características clínicas y a su compromiso particular. algunas de las opciones terapéuticas planteadas hasta el momento son:

Remdesivir: Este análogo de nucleótido fue desarrollado inicialmente como tratamiento para la infección por el virus del Ébola, por su capacidad para interferir con la polimerización del ARN viral. Tras mostrar una interesante actividad in vitro e in vivo también frente a otros virus, incluyendo el coronavirus el MERS-CoV (frente al cual se mostró más eficaz que el tratamiento con lopinavir/ritonavir más interferón β1b) y el SARS-CoV-2, comenzó a ser evaluado en fases clínicas en pacientes de COVID-19

Una reciente publicación con resultados preliminares sugiere que este medicamento podría ser seguro y efectivo para tratar el covid-19 (Victoria Rees, 2020). Por lo pronto, la Agencia de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos –FDA- (por sus siglas en inglés), aprobó el uso de emergencia de este medicamento basado en resultados preliminares de un estudio fase III (8).

«Al ser el primer medicamento con aprobación específica para tratar el covid-19 ha generado gran expectativa, pero aún la evidencia que soporta su uso es de baja calidad. Esto quiere decir que la certeza de que sea un tratamiento seguro y efectivo para la enfermedad por el nuevo coronavirus es baja», explicó Leonardo Arregocés Castillo, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud del Ministerio de Salud y Protección Social.

El mecanismo de acción del Remdesivir consiste en bloquear la replicación de los coronavirus. Esto significa que por acción del medicamento el virus deja de reproducirse en el cuerpo humano permitiendo al sistema inmune combatirlo y al cabo de los días observarse una mejoraría en la condición de salud en la persona con covid-19.

Medicamentos antivirales. Además del remdesivir, otros medicamentos antivirales con los que se está experimentando, incluyen favipiravir y merimepodib. Los estudios han demostrado que el lopinavir y el ritonavir no son efectivos.

Dexametasona: El corticosteroide dexametasona es un tipo de medicamento antiinflamatorio que se está estudiando para tratar o prevenir la disfunción orgánica y las lesiones pulmonares debidas a inflamación. Un estudio reciente halló que reducía en un 30% las muertes en las personas que están en respirador y en un 20% en las personas que necesitan oxígeno complementario. Los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos han recomendado esta medicación para las personas hospitalizadas con la COVID-19 que están usando respiradores mecánicos o necesitan oxígeno complementario. Otros corticosteroides, como la prednisona, la metilprednisolona, o la hidrocortisona, pueden usarse en caso de no haber dexametasona. Pero todavía no se conoce su efectividad. La dexametasona y otros corticosteroides pueden causar daño si se usan para infecciones menos graves con la COVID-19 (8).

Terapia antiinflamatoria: Los investigadores estudian muchos medicamentos antiinflamatorios para tratar o prevenir la disfunción de varios órganos y las lesiones pulmonares causadas por la inflamación asociada con la infección (8).

Inmunoterapia: Los investigadores están estudiando el uso de un tipo de inmunoterapia llamada plasma de personas convalecientes. La FDA ha dado autorización de emergencia para la terapia con el plasma de personas convalecientes para tratar la COVID-19. El plasma de personas convalecientes es sangre donada por personas que se han recuperado de la COVID-19. Este plasma se usa para tratar a las personas que están gravemente enfermas con la COVID-19 e internadas en el hospital(8).

Medicamentos que se están estudiando cuya efectividad es incierta: Los investigadores están estudiando el amlodipino, la ivermectina, el losartan y la famotidina. Pero todavía no se sabe lo efectivos que puedan ser estos medicamentos para el tratamiento o la prevención de la COVID-19 (8).

Hidroxicloroquina y cloroquina. La FDA autorizó el uso de estos medicamentos contra la malaria en situaciones de emergencia durante la pandemia de la COVID-19. Pero la FDA revocó esta autorización cuando el análisis de datos demostró que es poco probable que estos medicamentos sean efectivos. También pueden causar graves problemas cardíacos (8).

Medicamentos para prevenir la COVID-19. Los investigadores están estudiando medicamentos para prevenir la COVID-19 antes y después de la exposición al virus.

REFERENCIAS

  1. INFORMTE TÉCNICO CORONAVIRUS: COVIID 19 . Consejo General de Colegios Farmacéuticos. Julio de 2020 https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/Asesoramiento-salud-publica/infeccion-coronavirus-2019-nCoV/Documents/Informe-tecnico-Coronavirus.pdf
  2. Estimating the asymptomatic proportion of coronavirus disease 2019 (COVID-19) cases on board the Diamond Princess cruise ship, Yokohama, Japan, 2020.  Volume 25, Issue 10, 12/Mar/2020 (Euro Surveill. 2020 Mar; 25 (10). Doi: 10.2807 / 1560-7917.ES.2020.25.10.2000180.)
  3. Physical distancing, face masks, and eye protection to prevent person-to-person transmission of SARS-CoV-2 and COVID-19: a systematic review and meta-analysis. LANCET . VOLUME 395, ISSUE 10242, P1973-1987, JUNE 27, 2020 . (https://www.thelancet.com/article/S0140-6736(20)31142-9/fulltext)
  4. DIAGNÓSTICO POR EL LABORATORIO DEL VIRUS SARS-CoV-2 AGENTE DE LA INFECCIÓN COVID-19. Vocalía Nacional de Analistas Clínicos. Abril del 2020. (https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/Asesoramiento-salud-publica/infeccion-coronavirus-2019-nCoV/Documents/informe-diagnostico-sars-cov-2.pdf)
  5. Interpreting Diagnostic Tests for SARS-CoV-2. Nandini Sethuraman, MD1; Sundararaj Stanleyraj Jeremiah, MD2; Akihide Ryo, MD, PhD2. JAMA. March 27, 2020 (https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2765837)
  6. Infectious Diseases Society of America Guidelines on the Diagnosis of COVID-19. Kimberly E. Hanson*, Angela M. Caliendo, Cesar A. Arias, Janet A. Englund, Mark J. Lee, Mark Loeb, Robin Patel, Abdallah El Alayli**, Mohamad A. Kalot**, Yngve Falck-Ytter**, Valéry Lavergne**, Rebecca L. Morgan**, M. Hassan Murad**, Shahnaz Sultan**, Adarsh Bhimraj, Reem A. Mustafa** Published by IDSA, 5/6/2020 (https://www.idsociety.org/practice-guideline/covid-19-guideline-diagnostics).
  7. Diagnostic Testing for Severe Acute Respiratory Syndrome-Related Coronavirus 2: A Narrative Review. Matthew P Cheng 1, Jesse Papenburg 2, Michaël Desjardins 3, Sanjat Kanjilal 4, Caroline Quach 5, Michael Libman 6, Sabine Dittrich 7, Cedric P Yansouni 6. PUB MED. Ann Intern Med. 2020 Jun 2;172(11):726-734. doi: 10.7326/M20-1301. Epub 2020 Apr 13. (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32282894/)
  8. Medicamentos contra la COVID-19 (coronavirus): ¿Hay alguno que sea eficaz?.  William F. Marshall, III M.D..MAYO CLINIC. (https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/coronavirus/expert-answers/coronavirus-drugs/faq-20485627)

Deja una respuesta