Consideraciones médicas para el trabajo en alturas

Se define como trabajo en alturas cualquier actividad o desplazamiento que realice un trabajador mientras este expuesto a un riesgo de caída de distinto nivel, a partir de una altura de 1.5 metros con respecto del plano horizontal inferior más próximo. Se considerará también trabajo en altura cualquier tipo de trabajo que se desarrolle bajo nivel cero, de profundidad mayor a 1.5 metros.

El trabajo en alturas está considerado como de alto riesgo debido a que en las estadísticas nacionales, es una de las primeras causas de accidentalidad y de muerte en el trabajo: Por tal motivo todos los trabajadores que laboren en las condiciones de riesgo que establece el artículo 1o de la resolución 1409 de 2012 deben tener su respectivo certificado para trabajo seguro en alturas.

Es obligación de todo empleador, que tenga trabajadores que realicen tareas de trabajo en alturas con riesgo de caídas realizar las evaluaciones médicas ocupacionales y el manejo y contenido de las historias clínicas ocupacionales conforme a lo establecido en la Resolución 2346 de 2007 y la Resolución 1918 de 2009, garantizar que los menores de edad y las mujeres embarazadas en cualquier tiempo de gestación no realicen trabajo en alturas, dentro de otras obligaciones establecidas en la resolución.

La valoración médica ocupacional, debe ser realizada por un médico especialista con licencia vigente, con el fin de identificar el estado de aptitud, ya que el trabajo en alturas es un trabajo demandante físicamente y de alto riesgo.

Aunque en Colombia no hay una guía de manejo establecida para determinar criterios de aptitud médica para trabajo en alturas, en términos generales se pueden considerar como acontraindicaciones para trabajo en alturas:

  • El diagnóstico de Diabetes mellitus insulinorequiriente, debido a la alta frecuencia de episodios de hipoglicemia sintomática en estos pacientes, además de su elevadísima probabilidad de presentar un evento cardiovascular agudo. Así mismo han de considerarse contraindicación para los pacientes con diabetes mellitus no controlada o de reciente diagnóstico , en cuyo caso se debe esperar 3 meses para verificar el adecuado control de la patología.
  • Las arritmias cardiacas no estudiadas o no controladas. En caso del lograr el control de la misma el especialista debe emitir un certificado de que la patología se encuentra ya estudiada estable y sin exacerbaciones.
  • Antecedente de arritmia con evidencia patología cardiaca estructural o coronaria, bloqueos AV de segundo grado Mobitz II y el bloqueo AV de tercer grado.
  • Hipertensión arterial no controlada ( >160/100mmHg), no estudiada, o de diagnóstico reciente ( se debe descartar compromiso de órgano blanco y llevar por lo menos 2 semanas de seguimiento) .
  • La presencia de enfermedad coronaria e Intervenciones: Bypass de derivación coronaria, Angioplastia e inserción de un stent en un paciente candidato a trabajo en alturas solo se permitirá en los casos en que este haya superado el períodos de recuperación mínimo de 6 meses, presente certificación por parte del médico especialista tratante de que su patología se halla en condiciones estables, adherido al tratamiento y realizando los cambios requeridos en su estilo de vida y que además no presente criterios predictores para eventos coronarios recurrentes.
  • Sistema SCORE o ATP III Framinhan con categoría de alto riesgo cardiovascular; ≥ 15% SCORE , 20% Framingham .
  • Enfermedades vasculares del sistema nerviosos central, desordenes motores de origen central como la epilepsia y otros, lesiones expansivas del SNC, secuelas ECV, TEC o de intervenciones quirúrgicas.
  • A nivel neurológico: antecedentes de traumatismo craneal moderado a severo, hematoma Epidural o subdural, déficit neurológico focal, fractura de cráneo deprimida, pérdida del conocimiento o desorientación por más de 1 hora pos TEC, Indicios de trauma de alta energía.
  • Alteraciones del equilibrio: vértigo central o periférico.
  • Patologías o sus secuelas que se manifiesten con atrofia muscular, deformidades de tipo congénito o adquirido, inflamaciones articulares, si producen limitación de movimiento o disminución de la fuerza segmentaria en una articulación importante.
  • Hernia de disco intervertebral cuando ya hay daño del anillo fibroso.
  • Pérdida auditiva severa bilateral que afecta frecuencias conversacionales.
  • Cualquier condición que pueda resultar en comienzo repentino de vértigo.
  • Hipoacusias Neurosensoriales que implique frecuencias conversacionales (2000,1000, 500 Hz); pérdidas en las frecuencias agudas (3000 y 4000 Hz) SIEMPRE que estén asociadas a vértigo.
  • En los trabajadores con condiciones como: pérdida auditiva severa unilateral que no corrige, Enfermedad de Meniere, Tinnitus severo, Vértigo, Otosclerosis, se requiere concepto del medico especialista en otorrinolaringologia donde confirme la patología en mención ha sido suficientemente estudiada, diagnosticada y que se encuentra estable.
  • Alteración visual mayor de 20/40 no corregida con lentes.
  • Alteración severa de la visión de profundidad o del color.
  • Alteraciones del balance de la musculatura ocular que generan perdida de la binocularidad y de la fusión de imágenes como el estrabismo que se inicia en la edad adulta y alteraciones de la convergencia (insuficiencia) , astenopia acomodativa con ruptura de la fusión binocular y diplopía, de igual manera el exceso de convergencia que puede acompañar una hipermetropía no corregida.
  • Todas aquellas patologías no corregidas que generan pérdida o alteración en el rendimiento visual binocular como son: Cataratas, traumatismo orbitario, enfermedades neurológicas como parálisis del III par craneal , oftalmopatía restrictiva de la enfermedad tiroidea, forias y trópias, parálisis del IV nervio craneal, parálisis del VI nervio craneal, las lesiones oculares que originan desprendimiento de la retina o hemorragia del humor vítreo producen perdida de la visión periférica y las lesiones de los músculos extraoculares o de sus nervios.
  • Campos visuales menores de 120° en el campo horizontal en cada ojo o menor de 140°, si el otro campo visual está perdido. – Cualquier forma de alteración severa de la visión de color: protanopes, Deuteranopes o Daltónicos, Tritanopes. – Desprendimiento de retina. – Diplopia. Ceguera nocturna. Cicatriz corneal severa que deteriora la visión, incluso si la persona pasa los criterios anteriores. Visión monocular.
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica ( EPOC) con exacerbaciones frecuentes, cualquier grado de disnea o FEV1 < 60%.
  • Asma con exacerbación de sintomas, requerimiento de hospitalizaciones o uso de esteroides a dosis altas, exacerbacion de sintomas en alturas. de lo contrario se puede dar aptitud siempre y cuando presente certificación del medico especialista tratante.
  • Enfermedad tromboembólica en manejo con anticoagulación.

Según la Resolución 003673 de 2008 son restricciones para realizar trabajo en alturas entre otras, las siguientes: La existencia de patologías metabólicas, cardiovasculares, mentales neurológicas, que generen vértigo o mareo, alteraciones del equilibrio, de la conciencia, de la audición que comprometan bandas conversacionales, ceguera temporales o permanentes, alteraciones de la agudeza visual o percepción del color y de profundidad, que no puedan ser corregidas con tratamiento y alteraciones de comportamientos en alturas tales como fobias. Igualmente se tendrá en cuenta el índice de masa corporal y el peso del trabajador. Los menores de edad y las mujeres en cualquier tiempo de gestación no pueden realizar trabajo en alturas. Tampoco lo pueden realizar quienes tengan las restricciones, temporales o permanentes, que se señalan en el presente artículo.

Un comentario sobre “Consideraciones médicas para el trabajo en alturas

Deja una respuesta